RENACERÁN LAS SEMILLAS DEL AMOR Y LA PAZ







Sonó el teléfono, cuando Marga lo cogió y escuchó lo que le decían al otro lado de la línea, se quedo blanca y sus piernas temblaron. No lograba reaccionar. No era capaz de articular palabra alguna. No podía creérselo. No era posible. No podía ser cierto.




Violencia y barbarie actúan sin piedad,
segando vidas inocentes y destrozando futuros felices,
rompiendo en mil pedazos sueños que ya nunca se cumplirán,
sembrando dolor y lágrimas en los ojos de los seres queridos.


Vive la frialdad de los causantes de todo en el aire que se respira,
resuenan los ecos de la incredulidad y la tristeza sin consuelo,
se pierden las ilusiones y los proyectos entre las tinieblas del amargo final,
se oyen gritos desgarrados que no encuentran explicación ni paz,
se silencian las almas con las miradas llenas de pena y frustración.


Se alza la indignación y la sed de justicia sobre la tragedia,
se une al adiós inesperado de los seres queridos
el murmullo ondeante del brutal suceso,

se palpa la solidaridad y la ayuda de cada corazón a otros corazones.


El olvido jamás sobrevivirá en este bosque de árboles caídos,
porque renacerán las semillas del amor y la paz,
entre la hierba de la razón y la libertad.


El olvido no tendrá lugar nunca,

siempre habitará el recuerdo en cada momento,
porque el recuerdo es lucha por los seres que murieron injustamente.





Desde aquí quiero expresar mi más sincero sentimiento de solidaridad y cariño por el brutal atentado ocurrido hace hoy cinco años.

No hay razón en la violencia,
la violencia solo vive de engaños y falsa apariencia,
la violencia no ganará la batalla a la razón y el amor.

Un beso enorme a todas las personas que sufrieron aquel día, que quedaron heridas, que perdieron a familiares, amigos, vecinos o compañeros, que colaboraron para ayudar, que estuvieron allí, tanto presentes como de corazón.


Un gran abrazo para tod@s vosotros.


11 de Marzo de 2009

9 comentarios:

maese_raposo dijo...

excelente recuerdo, cerraremos las puertas al olvido

Angeles dijo...

Renacerán las semillas del amor y la paz,
entre la hierba de la razón y la libertad. Que así sea.
Dios bendiga a todos los que sufren estas injusticias, paz y consuelo para ellos.
Besos.

alma máter dijo...

Me uno a tu homenaje.

Un beso fuerte!

el centollo mecánico dijo...

Me uno al homenaje, todavia algunos como yo...queremos saber que paso realmente...un saludo desde el Sur del Sur

Cornelivs dijo...

Excelente post. Me uno totalmente al comentario de Angeles, que comparto en su totalidad.

Un enorme abrazo.

Anna dijo...

Gracias Ángeles, pensaba que ya se había olvidado al no haber visto nada publicado en ningún blog de los que sigo... yo no ecribí nada sobre ello por, por... no sé porque y me has dado una lección.

Gracias por enseñarme que me equivocaba.

Besos. Dulces sueños.

Celia dijo...

Angeles. El mundo deberá de tomar el rumbo del Amor y de la Paz, las tragedias provocadas por el ser humano, le alejan de su verdadera Esencia.
Esperemos que toda la crueldad se acabe, y un recuerdo presente a tantos que sufren.
Un abrazo, amiga

susana dijo...

Qué bonito epitafio. Deberían ponerlo en una placa en el homenaje a las víctimas. Un beso.

fire dijo...

me uno a tu grito solidario..
precioso homenaje....
abrazos...
:-)