LABERINTO

Hay momentos en nuestra vida en los que sentimos que estamos en un LABERINTO...Ante nosotros hay mil caminos diferentes que elegir, mil puertas que se abren, mil elecciones posibles, mil maneras distintas de hacer las cosas, mil formas de llegar hasta lo que soñamos...


Pero, en el LABERINTO sinuoso e impaciente de la vida, ¿qué debemos tener en cuenta para realizar nuestra elección?. Ojalá pudiera saber la respuesta exacta a esta pregunta! ... Cada persona tiene en cuenta sus prioridades, imagino. Unos tendrán en cuenta el CORAZÓN, otros tendrán en cuenta la RAZÓN, otros no sabremos ni qué tener en cuenta....


Cada etapa de nuestra existencia está marcada por algo, en cada fase de nuestro tiempo salen a la luz nuestros pensamientos más queridos en ese momento.

Hay ocasiones en las que no tiene mayor importancia nuestra elección, sin embargo hay otras en las que lo que decidamos no tendrá vuelta atrás y se decidirá el rumbo de nuestros pasos. Estas últimas son las verdaderamente complicadas.... Cuando hay que elegir entre lo que queremos y lo que es correcto, lo que nos pide el corazón y lo que deberíamos hacer, lo que nos dicta nuestra alma y lo que se espera de nosotros, lo que deseamos con todas nuestras fuerzas y lo que es "mejor"....

A lo largo de los años tomamos muchas DECISIONES, unas son banales, otras son muy decisivas... Algunas vemos con el tiempo que fueron equivocadas, otras que creíamos acertadas se tornan erróneas, las que pensábamos habían provocado un fracaso en nuestra vida pueden al final ser lo mejor que nos ha pasado... Qué complicada es la vida!! Y qué complicado es a veces vivir!!....


La existencia


es un vaivén infinito de sentimientos, dudas y vivencias,


que se cruzan


y se vuelven a cruzar


en el paisaje hermoso o cruel del destino y de las circunstancias.




En un universo lleno de dudas


busco indecisa la elección adecuada


para resistir las tristezas que golpearon mi ilusión


y vencer las que vendrán de nuevo.


Paso a paso decido a donde voy y cómo quiero llegar


dejando atrás vivencias y momentos crueles y felices,


viviendo el presente con infinita esperanza,


soñando el futuro alegre que esperanzada desea mi alma.




Y vosotros amig@s, ¿QUÉ TENEIS EN CUENTA PARA ELEGIR UN CAMINO?

Un beso muy fuerte a tod@s! :-)

14 comentarios:

Angeles dijo...

La vida está llena de esos laberintos, yo particularmente y aunque es difícil siempre escucho a mi corazón, después claro es la razón la que me acusa de errores pero prefiero las quejas de la razón y no las del corazón.
Besos
(",)\
./♥\.
_!!_

aLba dijo...

supongo que nos guiamos por impulsos ....

alma máter dijo...

La vida tiene laberintos, baches, cuestas, cáminos llanos .... ¡¡así es la vida!!!!

Un besazo.

Celia dijo...

Hola, amiga. Creo que algunas veces, la propia vida decide por nosotros.
Es curioso cómo algunas veces intentas cambiar algo, y circunstancias que no esperas, hacen que no lo hagas.
Un abrazo

Carver dijo...

Yo diría que la pregunta no puede tener una sola respuesta, ya que en cada momento seguramente decidiríamos algo distinto y si volviéramos atrás en el tiempo, posiblemente, tampoco sabríamos bien cual es el camino mejor. Y digo esto porque si pudiéramos desandar lo andado, y coger otro camino, cuantas cosas buenas vividas nos tendríamos que dejar también de lado, es muy difícil la cuestión.

besos

SHEREZADE dijo...

ANGELES HAY MUCHAS VECES QUE TU VIDA TE LLEVA POR LOS CAMINOS QUE NO QUERIAS,COMO SI ELLA TOMARA LAS DECISIONES..EN OTRAS OCASIONES UNO ES DUEÑO DE ELLAS ,PERO CUALQUIER DECISION TOMADA QUE NO SEA PARA ARREPENTIRSE JAMAS.
UN BESO .
SHERE.

"Libélula" dijo...

Es muy cierto lo que escribes, hay un momento de la vida en el que uno no sabe apra donde salir, las malas decisiones pueden traernos consecuencias furutas y todooo esoo..., pero es preferible tomar uan decision y equivocarse, a no tomar ninguna, por no equivocarse.. je.


Está muy bueno el tema, besos!

Notengonombre dijo...

Ya que preguntas, yo me equivoco escogiendo el camino más corto.

Carlos Mateo Beltrán dijo...

Hola Ángeles:

Antes que nada, gracias por esas palabras tan alientadoras que dejaste en mi blog. Si vieras lo mucho bien que me hacen todas y cada una de esas palabras de ánimo que me dejáis....

Referente al laberinto de la vida, pues en mi caso me he ido guiando usando criterios dependiendo del momento. Es decir, antes era mucho más impulsivo, me guiaba mucho por el corazón. Pasé a usar la razón, pero me di cuenta que con la razón aparcamos el factor sorpresa, el vivir movidos por el amor, el hacer locuras que se grabarán en tu mente el resto de tus días. Con mi enfermedad he aprendido a usar ambos caminos, es decir, hacer un atajo entre ambas sendas. Intento conciliar diariamente razón con corazón. Me dejo mover por impulsos, pero bien meditados. A fin y al cabo quiero ser feliz, muy feliz.

Un abrazo y de nuevo, gracias...

Carlos Mateo Beltrán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Mateo Beltrán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
el centollo mecánico dijo...

Hola Angeles, ya estoy por aqui...¡gracias por tu visita y esos comentarios tan positivos que haces en mi blog!...
Respecto a este post, decirte que soy bastante cerebral en cada paso, no suelo dejarme guiar por el corazon...aunque esta actitud parezca ser fria, para mi es la que vale, aunque tambien es cierto que despues de dar algun paso y cuando creo que estoy en el camino correcto me dejo llevar, pero sin olvidarme que tengo que estar en guardia, por si recibo algun golpe y tengo que reccionar para cambiar pronto el rumbo...yo creo que al final siempre es mejor un hibrido entre el corazon y la razon....un saludo desde el Sur del Sur y te enlazo tambien, para seguir visitandote, me gusto tu blog....

Alodia dijo...

Hola Angeles, te agradezco mucho tu visita. Me ha gustado mucho tu casa y vendré a verte a menudo. Por cierto, el texto muy reflexivo...Yo creo que la mayoría de las veces me guío por el corazón y la intuición para andar por la vida. Un abrazo.

Oscar Javier dijo...

Creo que lo primero que hago es preguntarme que quiero y porqué lo quiero, y si la respuesta a ello es lo suficientemente fuerte y convincente para mi, entonces evaluo el precio que tengo que pagar por escoger esta alternativa en lugar de otras, y entonces me pregunto ¡estoy dispuesto a pagarlo? y si la respuesta es positiva entonces cojo por ahi aunque me de el agua al cuello...
creo que lo más difícil de decidirse es eso de pagar los precios, y ahi creo que se necesita arrojo porque el temor paraliza y acentua las dudas...

Angeles, espero te vaya bien con eso de las decisiones... desde aqui mi oración por ti y un fuerte abrazo...